viernes, 1 de junio de 2007

Ganó la abstención


No ha llegado a la mayoría absoluta pero sí a una holgada mayoría relativa. Me refiero a la abstención. De entretiempo, porque asustaba el campo y desde luego no era día de playa. Abstención de rabas y crianzita, de despreocupación, Domingo ocioso y burguesito, e insufrible partido del Atheltic.

Se escuchan retahílas reflexivas, “mea culpas” de los políticos aunque en el fondo siempre piensan que la culpa más bien es de otro; que si desconfianza ante lo público, que si no se ocupan de los problemas de la gente, la corrupción y no sé que mas…

No tengo muy claro nada de esto. La gente reacciona, y vaya si reacciona, cuando considera que la mala gestión de algo le ha perjudicado, sea por error, por omisión o por corrupción. El otro día los afectados de Afinsa y Fórum se manifestaban con muy poca cara de pasotismo ante los que consideran que les han dejado sin ahorros, aunque derivando un problema generado por unas empresas privadas a la esfera de lo público.

Respecto a los problemas que preocupan a la gente, creo que los partidos son enormes receptores de encuestas sobre opinión, y desde luego tontos no son, por lo que dudo que vendan mercancía que nadie quiera comprar. Por otro lado, tener a nuestros políticos hablando de la herencia de Rocío Jurado o el penalti que no fue, tal vez interesase más al personal, pero parece que todavía nos queda un halo de fuste.

La corrupción parece que sí juega un papel. En efecto, recalifica que algo queda. Parece que lejos de castigarse, el desarrollo a lo bestia “por el bien del pueblo” naturalmente, genera adhesión popular y gritos de “con un par…”


Y no podía faltar el toque caciquil de un tal Ecclestone, que por lo visto se dedica a eso de la Fórmula 1, y en ratos libres, a faltar al respeto a los electores como un capo del neumático. ¡Menuda maravilla se llevan con lo del circuito urbano! Supongo que los barrenderos, fresadores, registradores de la propiedad, dependientas de grandes almacenes y pizzeros a tiempo parcial, se van a ver muy beneficiados por una carrera de coches. Y molestias, ni una.

Perdidas las visiones totalizadoras de la organización social, la gente parcela sus problemas, los partidos franquician sus causas, sea la seguridad, la conservación de la ionosfera que nadie sabe lo qué es, o el ruido, y se tiende a sólo acordarse de Santa no sé quién cuando truena.
La cara es el espejo del alma y la política el espejo de la sociedad. Y no necesariamente su peor faceta.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Queremos comentar, queremos comentar....

kleine Lola dijo...

Bárbara,

Se llamaba Bárbara, la Santa. Has de emplearte más con los santos, que ya veo que de escritores, ilustres franceses, pintores contemporáneos e ideólogos estás bien nutrido, querido blogganster...

Pues si quieres enganchar a masas y ser generador de matrices de opinión, debes entrar un poco en este santísimo aro. Begoña, Bárbara, Tomás...

Además Unai, piensa que es de las pocas que avisan antes de entrar. Primero toca puerta y después suelta el chaparrón. Bárbara síempre me ha caído tirando a bien, la verdad.

Me encantaría comentar, comentar... como dice anónimo. Me gustaría saber si crees que tenemos los actores de la política que nos merecemos. Porque, a veces, una se deja llevar por lugares comunes. La inercia te lleva a suspirar frasecitas pero que muy manidas. "Tenemos los políticos que nos merecemos"
y sinceramente creo que no.

¿Cómo valorar la abstención? ¿cómo saber qué intención hay detrás de cada no voto? ¿cómo se sabe cuántos votos han sido inhibidos?

Dale al hilo , Unai. Suéltate con una respuesta.

unai dijo...

Querida Kleine Lola:La verdad es que la pobre Santa Bárbara es referencia para despistados,desagradecidos e improvisadores.Prometo rememorar a Almodovar recogiendo un Oscar y hacer un master en santorales. Reconozco que llevo una época de fuerte anticlericalismo de un par de años a esta parte. Yo que me había quitao...
No sé si tenemos los políticos que nos merecemos.Yo creo que mas bien tenemos los departamentos de marketing electoral que requieren. Y viendo la anorexia mental que se desprende de los mensajes-fuerza de la política postmoderna es mejor no deducir mucho...
La abstención supongo que tiene que ver con desinterés personal y que cuando se acumulan muchas,dan lugar a interpretaciones para que coman los politólogos.Siempre me resulta curioso eso de que "los ciudadanos han decidido no dar la mayoría absoluta a Pepito" o "los ciudadanos han querido que haya un gobierno de coalición".Que bobada. Como si quedásemos de acuerdo para repartir porcentajes...que gran profesión la de politólogo...

kleine lola dijo...

Sigamos comentando...

Desinterés, hartazgo, aburrimiento, incapacidad para la empatía.
Creo que no tenemos los políticos que nos merecemos. Y estoy profundamente decepcionada del trabajo de los departamentos de márquetin.

Qué querés que te diga pibe... lo último de Zapatico: estamos en la "champiñongslighh" de la economía mundial. Se me ha caído la tostada al plato esta mañana.
Y más, como me dura el cabreo patrio catalán (no por la bandera ni la pérdida de una batalla hace siglos, sino por los retrasos renfísticos) te diré que el/la de márquetin podría haberle recomendado la versión en castellano. Porque tenemos un presidente monolingüe, recordémoslo.

¿Sabes chico? yo esto, metiéndole un poco de frivolidad, lo veo como cuando entras a una tienda de ropa. ¿Hay algo que interesa?: pues una compra. ¿Que no encontramos nada interesante?: una sale de vacío.
Hace algún tiempo que ni de rebajas en esto de la política.

Unai, pensaba que los politólogos eran los estudiosos de los polis!!!!. Gracias monín. Me lo apunto ;-) ¿Y si nos apuntamos a un cursito de verano?

bezo

VIVA VIVA dijo...

y qué me decis del partido que pretende creer Eva Hache? a qué hay gente que le vota? y eso a qué lo achacáis?

kleine lola dijo...

yo lo achaco a una actitud peninsular bien pero bien sana: "lo último de lo último, es perder el sentido del humor."

Zapatico diría:

sensofjiumor