domingo, 3 de junio de 2007

el trompetista australiano


Una noche de este pasado mes de Agosto vi un reportaje en una tele alemana en un hotel de Nantes donde descansaba de mis vacaciones. Sobre la Casa Real, y mas concretamente sobre la vida de Felipe y Letizia antes y después de conocerse. Me llamó la atención la colaboración de Felipe de Borbón en un reportaje en el que se hacía referencia (y aparecía) al cuadro que el pintor cubano Waldo Saavedra dibujó (parece ser) a la Leti como Dios la trajo al mundo. “Si hacen ese documental en Spain, ni colabora el Prince, ni se emite o alguno va al talego” pensaba yo en mis adentros. “Estaba muy buena” llegaba a decir el pintorcillo. Habrase visto tal atrevimiento… El papanatismo y guante de seda con que se trata a toda la familia real es conocido. También es verdad que los antimonárquicos solemos ser un poco palizas en algunos casos, un poco obvios en otros, y a veces, hasta un poco zafios (otros, yo no). Me alegra que haya quien considere quemar fotos de los reyes dentro de la libertad de expresión, aunque la verdad, las piras en la plaza pública forman parte del inconsciente colectivo mas negruzco que atesoramos. A mí me pasa como con las serpientes, me produce un rechazo instintivo. En este collage que sufrimos, algunos de los más vehementes antiborbónicos de esta nuestra comunidad, defiendan con fervor gestual la vigencia legitimista de fueros medievales; los sacrosantos guardianes de esencias patrias se han tirado 3 años dando por derrotado al estado como quien certifica el último novio de Marujita...
Guardo cierta desconfianza de las excesivas muestras de reafirmación republicana basadas en encendidas condenas del régimen monárquico. Que la monarquía es una antigualla entra dentro de lo obvio. Que las amenazas al concepto de republicanismo vienen de clérigos de patrias y gestores de fe, me huele a mí que no es tan obvio, y por ello, quizás mas peligroso...

1 comentario:

kleine lola dijo...

Anoche casi me ceno la mesa de la sala. De los mismos nervios estaba.
Mientras los camisetas rojas se llevaban las manos a la cara, yo me abalanzaba -sola- sobre el resultado de la final... Oyyyy oyyyyy...
oye! como que sufrí ese resultado como si fuese mío.

A -Representación coral de eppaña- La selección.

Sin embargo, cada vez que veo a Leti tras la estela de Filippo apretando manos y ensayando reverencias -ayer mismamente-, no siento nada. Nada.
Ayer observaba a los principitos y no sentía nada.

B -representación floral de eppaña- Los Bourbon

Por Cataluña circula un programa del que seguro has oído hablar. Se llama Polonia... conviene que lo veáis.

un besito, Unai. Toqueteo tu página casi a diario. Lástima que otrAs no se apunten...